El 14 de septiembre de 2019, la nueva directiva de medios de pagos electrónicos PSD2 entra en vigor para todos los países de la Unión Europea. A partir de entonces el pago en compras online tomara un nuevo rumbo, mas sencillo, rápido y seguro.

Su principal objetivo será garantizar la seguridad en los medios de pago electrónicos, así como promover la competencia en el sector y facilitar la adopción de medios de pago electrónicos en la UE.

Puede que en algunas de nuestras compras online, hayamos utilizado sin ser conscientes la nueva directiva PSD2, ya que algunos portales ya venían aplicando la nueva normativa desde hace tiempo, pero es ahora cuando definitivamente sera obligatorio.

Pero…¿Que es PSD?

PSD, proviene de las siglas Payment Services Directive (Directiva sobre servicios de pago), la directiva europea PSD se crea en el año 2007 con la intención de regular los medios de pago de un mismo territorio. En 2015, PSD fue actualizada, por lo que dio lugar a la directiva PSD2, vigente desde entonces.

Esta directiva obliga a los bancos a facilitar el acceso a la cuenta de sus clientes a los proveedores de servicio de pagos, TPPs (Third Party Payments Service Providers), previa autorización del cliente.

Ambos deberán cumplir con una serie de requisitos que garanticen la seguridad en los pagos, al igual que ya se aplica en los comercios físicos.

PSD2 exige que las transacciones se validen mediante un sistema de autentificación en dos pasos, el usuario tendrá que combinar dos de las tres opciones que existen en la actualidad:

  • Algo que posea (DNI, móvil,…)
  • Algo que conozca (PIN, contraseña, SMS…)
  • Algo único e intransferible (Huella, reconocimiento facial, iris,…)

La nueva directiva PSD2, ofrece una mayor protección a los consumidores en caso de fraude o estafa.

El usuario solo sera responsable de pagos no autorizados que no superen los 50 €, quedando a cargo de los proveedores los pagos que superen dicha cantidad.

Como afecta el PSD2 a los usuarios

PSD2 agiliza las compras online, ya que podremos llevar a cabo transacciones a través de terceros, sin necesidad de efectuar la operación a través de nuestro banco, reduciendo intermediarios.

Hasta ahora cuando el usuario compraba un producto se veían implicados varios intermediarios (el comercio, el proveedor de pagos electrónicos, la compañía de la tarjeta bancaria, el banco…).

Con la nueva directiva PSD2 otorgaremos permisos al comercio y al banco mediante APIs (Application Program Interface), para que efectúen la transacción de forma inmediata, recibiendo al instante la confirmación de pago por parte del comercio y reduciendo el tiempo de espera.

Ademas mediante autorización de aplicaciones de terceros el usuario podrá reunir en un mismo lugar la información financiera de todas sus cuentas y movimientos, controlar las operaciones… con mayor facilidad y seguridad.

En resumen y pocas palabras PSD2 beneficiara a todas las partes implicadas en una transacción online, otorgando mayor seguridad y obligando a cumplir las normas establecidas con esta directiva.